ESTILO PROPIO.

ESTILO PROPIO.

Un dicho de lo más popular propone que en nuestro país somos tantos entrenadores como habitantes.

A nivel profesional se suele asociar el estilo propio de un equipo a la personalidad del técnico.

Para ayudar a la búsqueda de nuestro estilo propio lo primero que debemos hacer es hacer un ejercicio de lógica y contabilizar nuestros MEDIOS.

¿Quién somos los autores para proponer pautas o estilos de juego? Sinceramente; NADIE.

Se da el caso de técnicos que disponen de múltiples recurso, desechando alguno de ellos al no considerarlos compatibles con su ESTILO, perfectamente lícito y deben ser siempre respetadas sus decisiones.

Existen 2 fútbol base, ténganlo claro, es como una cadena de depredación, en lo más alto Valencia, Hércules, Elche, Levante, Villarreal, ellos si pueden establecer un patrón de actuación sobre un estilo propio o un jugador TIPO, después están el resto, que se van a valer de todo tipo de artimañas y estrategias para conformar sus equipos. Un jugador por ejemplo con talla, goleador pero técnicamente flojo será claramente desechado por un equipo “TOP”, porque probablemente no se ajuste a su estilo, en cambio en un equipo del “otro fútbol base” será recibido como una bendición.

En los últimos años y con la proliferación de las redes sociales y la facilidad para el tráfico de información está surgiendo la figura del ENTRENADOR-IMITADOR, aquel que va a presumir ante aprendices y padres realizando calentamientos, ejercicios y sesiones de técnicos de ELITE. Lo que resulta una absoluta falta de originalidad lo primero y una autentica irresponsabilidad en ocasiones si estos trabajos son físicos ya que el modelo profesional no se ajusta para nada a la realidad del fútbol base más humilde y de abajo.

La imitación del estilo de juego de la ELITE, el querer dominar al contrario mediante la posesión sin contar con los MEDIOS adecuados es un ejemplo palpable semana tras semana.

Digno de comparación son el FÚTBOL y el BOXEO, dos deportes totalmente antónimos ya que uno es colectivo y el otro individual pero con ciertas similitudes en cuanto al tema que nos ocupa. Que planteamos un equipo que imite y quiera dominar o un equipo que explote sus condiciones; la imitación consiste en un boxeador técnico que cree va a ganar dominando o uno fuerte, que puede encajar ese dominio pero SI SABE cuáles son sus RECURSOS y gracias a eso en cualquier momento NOQUEARA a su rival.

Se ha puesto de moda la palabra METODOLOGÍA, oyes hablar y hablar pero pocos aplican lo que realmente significa, “LA LÓGICA DEL MÉTODO”, aplicar la lógica, ENCONTRAR UNA IDENTIDAD  y explotar los muchos/pocos RECURSOS que tengamos.

Invito a todos los entrenadores a sentarse y buscar su esencia, hacer un ejercicio de sinceridad con uno mismo y conseguir ser una extensión de su carácter en el campo.

Transmitir sus ideas e inquietudes a sus pupilos, arriesgarse, equivocarse, progresar, reciclarse y sobre todo no dejar de aprender.

“los hombres aprenden mientras enseñan”

 

TONI GONZÁLEZ.